Refranero

En este apartado vamos a compartir los refranes que conozcamos…

Cada mes iremos actualizando la página correspondiente.

¿Conoces algún refrán más? ¡Participa!

Anuncios

61 comentarios

  1. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Quien yerra y se enmienda, a Dios se encomienda”.

    Este es uno más de los cientos de refranes que aparecen en la obra cumbre de la literatura universal, nuestro Quijote (II parte, Cap. XXVIII). Podríamos asimilarlo con mucho acierto con aquel que reza “de sabios es rectificar” ya que ambos recomiendan reconocer los errores propios y rectificar, y. a ser posible, mejor antes que después.

    Quizás al errar haya mucha gente que nos lo eche en cara. Tal vez, si reconocemos nuestros errores, solo algunos continúen reprochándonos que hayamos errado y, si rectificamos, el que persista encarándonos, quizás sea él el que tenga que enmendar su propio error.

    No me digáis que no es bonito reconocer los errores propios. Saber decir, “he metido la pata”, “pensé tal y ahora pienso cual”, ¡qué bonito, qué grande y qué sabio hace este pequeño gesto a las personas!

    María Antonia G-C M-V
    Dpto de Francés

  2. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Pascua marzal, hambre, guerra o mortandad”.

    Como ya sabéis todos, desde el pasado Domingo de Resurrección, la cristiandad celebra su Tiempo Pascual. La Pascua son los 50 días que trascurren desde el día de la Resurrección hasta el Domingo de Pentecostés o del Espíritu Santo.

    La Pascua es, para el universo cristiano, sinónimo de alegría, de gloria, de gozo, de luz y de pureza. Es vivir desde la convicción de que la muerte no es el final porque “Cristo ha resucitado el primero entre todos”.

    Y bueno, no se sabe bien porqué, pero desde tiempo inmemorial se viene sosteniendo que cuando el tiempo pascual cae en marzo ese hecho es presagio de que el año vendrá cargado de desgracias y calamidades. Menos mal que este año nos ha caído en abril, ¿verdad? Confiemos en aquello de que “Altas o bajas, en abril son las Pascuas, si son marciales (de marzo) años mortales”.

    Y ya veis, el refranero con su riqueza y su milenaria tradición nos sigue ilustrando cada fecha y cada etapa de nuestro calendario y de nuestra vida.

    María Antonia G-C M-V
    Dpto. de Francés

  3. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Armar la de San Quintín”.

    San Quintín fue un mártir romano y santo de la Iglesia Católica que vivió en el siglo III d.C. Hijo de un senador romano, viajó a la Galia para evangelizar al pueblo francés y a causa de ello, fue detenido, torturado, encarcelado y decapitado. Posteriormente, en el lugar donde fue encontrado su cuerpo se erigió una Basílica en su nombre. Su fiesta se celebra el 31 de octubre y es considerado patrón de los cerrajeros.

    Y, precisamente en esa localidad, en san Quintín, en el año 1557, tuvo lugar una sangrienta batalla en la que se enfrentaron las tropas españolas bajo el mando de Manuel Filiberto, Duque de Saboya, y las francesas con Gaspar de Coligny al frente. Una de las batallas más crueles, según la historia, de cuantas han mantenido las tropas españolas.

    Y, precisamente, en acción de gracias por la victoria de esa batalla librada el 10 de agosto de 1557, fiesta de san Lorenzo, el rey Felipe II ordenó la construcción de un Monasterio en el pueblo madrileño de El Escorial.

    ¡Ay, san Quintín, las que armamos en tu nombre!

    María Antonia G-C M-V
    Dpto de Francés

  4. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Candelaria a dos y san Blas a tres, adivina qué mes es”.

    El de hoy es un refrán “febreril” y alude a dos fiestas que se celebran en su inicio: la Candelaria (día 2) y san Blas (día 3).

    La Fiesta de la Purificación de María (conocida popularmente como la Candelaria) se celebra a los 40 días del nacimiento de Jesús (25 diciembre). De acuerdo con la Ley de Moisés (Levítico 12, 2-8), una mujer que ha dado a luz debía permanecer 40 días (80 si había dado a luz a una niña) purificando su sangre y durante ese tiempo permanecía apartada del templo y de la práctica de cualquier rito religioso.

    Y así, María, a los 40 días acudió al Templo con su hijo y entregó al sacerdote (Simeón) las 2 tórtolas (o 2 pichones) que preceptuaba la ley para poder quedar purificada.

    Nuestras calles, barrios y pueblos conmemoran este día con fuegos, fogatas y hogueras. Acudimos al poder purificador y sanador del fuego que limpia y hace desaparecer toda inmundicia y deshecho (muebles viejos incluidos). Son varias las explicaciones acerca del origen de esa secular tradición de las hogueras, pero todas coinciden en resaltar el fuego como elemento purificador, la “purificación”.

    Y el día 3, San Blas, en el que las cigüeñas verás y si no la vieres año de bienes. Que el santo Blas nos auxilie en nuestros males de garganta.

    María Antonia G-C M-V
    Dpto Francés

  5. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Tomar una decisión salomónica”

    Una decisión, un juicio o impartir justicia salomónica se fundamenta sobre uno de los episodios más conocidos del Antiguo Testamento, concretamente el que relata el libro I de los Reyes (3, 16-28) y en el que aparece este gran Rey que lo fue, Salomón, cuyo reinado transcurrió allá por el siglo X a. de C.
    Cuenta este relato que un día se presentaron ante el poderosísimo rey dos madres, el hijo de una de las cuales había muerto y que se disputaban la maternidad del otro bebé. Salomón al ver que no había manera de poner de acuerdo a estas madres para saber a cuál de ellas correspondía el niño con vida, optó por la “calle de en medio”: “Partid en dos al niño vivo, y dad la mitad a la una y la otra mitad a la otra”, sentenció. Ante lo cual, la verdadera madre pidió desesperadamente que le dieran el niño a su rival.

    Esa actitud de generosidad y amor hacia el bebé fue la que sirvió al gran rey para descubrir quién era la verdadera madre: la que no estaba dispuesta a permitir la muerte de su hijo y que prefería perderlo antes que darle muerte.

    Ni para una ni para la otra, a la mitad y se acabó la discusión. A menudo tomar una decisión de este calado facilita conocer quién es el que posee la razón y quién es el que se mueve por aviesos intereses.

    María Antonia G-C M-V
    Dpto de Francés

  6. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Pide a Dios y a los Santos, pero echa estiércol a los campos”.

    San Benito de Nursia (sacerdote italiano y patrón de Europa)), allá por el siglo VI estableció una Regla que marcaría, a partir de ese momento, la vida de los monjes en los Monasterios de la Iglesia Católica. Esta Regla benedictina indicaba que la jornada del monje habría de dividirse en tres ocupaciones: Orar, Trabajar y descansar. ¡No hay más!

    En consecuencia, el rezo y el trabajo, “tanto montan, montan tanto”. Rezar y trabajar, trabajar y rezar, todo ello en pie de igualdad.

    Y está muy bien que, en ocasiones, encendamos nuestras velas, realicemos nuestros rezos, promesas, rogativas y demás parafernalias cómico-religiosas y que dirijamos nuestras peticiones y necesidades a Dios y a toda la cohorte de sus santos y mártires, pero como no apenquemos, ya os digo, ¡nada de nada!

    Recuerdo que en mis años de joven estudiante, tan estudiante como vago, escribía y recitaba aquello de “Virgen santa, Virgen pura, ayúdame a aprobar esta asignatura” y la Santísima (que no tonta) Virgen me respondía (es un decir), que sí, que me ayudaba, pero que como las preguntas que me pusieran en el examen no me las hubiese estudiado por mucho “ave maría”, ya os podéis suponer el resultado.

    Así que, amigos, no esperemos que venga San Isidro a roturar el campo; “cada mochuelo a su avío”.

    María Antonia G-C M-V

  7. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    “Más vale a quien Dios ayuda, que quien mucho madruga”.

    “Sí, no lo leas más veces, lo he escrito bien, “Más vale a quien Dios ayuda, que quien mucho madruga”. Lo que ocurre es que para nosotros es mucho más habitual decir que “A quien madruga Dios le ayuda”, ¿verdad?
    Fijaos lo rico y variado que es el refranero popular que tiene dichos y contradichos, dice una cosa y su contraria, y no solo en este ejemplo que hoy traigo al campanario, sino que hay muchos más: “La unión hace la fuerza” vs “Divide y vencerás”, “A la tercera va la vencida” vs “No hay dos sin tres”, “La intención es lo que cuenta” vs “De buenas intenciones está el infierno lleno”,…
    Pues eso, que hay refranes para todo, para todos y para que los utilicemos según convenga. Y quizás ahí esté la clave de que sean algo tan popular, precisamente por eso, porque son adaptables según los intereses del momento.
    ¿Y entonces? ¿madrugo o no madrugo? ¿me ayuda Dios o no me ayuda?… ¿En qué quedamos?
    Pues decide tú. Si crees que la ayuda viene de Dios, independientemente del madrugón, “quédate en la cama” y si consideras que puedes chantajearlo solo con un ligero saltito del catre, ¡madruga! y Dios te ayudará, o no.
    En cualquier caso, ¡Buen descanso!

    María Antonia G-C M-V
    Dpto de Francés

  8. SECCIÓN DE JOSÉ LUIS MOLINA

    La semana pasada abrimos una sección dentro de este apartado refranero y que, a partir de esta 2ª entrega, llamaremos ”Sección de José Luis Molina”: él propone los refranes y los comenta. Esperamos que os guste.

    “Con la Iglesia hemos topado”

    “Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho”. Esta es la frase completa atribuida a Don Quijote, dirigiéndose a su fiel escudero, Sancho Panza, en el momento en que llegan a El Toboso para encontrarse con Aldonza Lorenza, su Dulcinea.
    Aunque, por decir verdad, esta frase, tal y como la empleamos nosotros, en ningún momento aparece en la novela cervantina. Si tenemos un poco de curiosidad y buscamos en la novela, podemos leer, en el capítulo IX de su II parte que, cuando ambos andantes llegan a El Toboso y se afanan en la búsqueda del palacio donde mora la bella y soñada Dulcinea, se encuentran con un inesperado obstáculo que no es otro que la iglesia de San Antonio Abad, de El Toboso, y ahí, precisamente en ese instante, es cuando el Ingenioso Hidalgo pronuncia aquello de “Con la iglesia hemos dado, Sancho”.
    Esta frase, a menudo empleada como crítica al poder eclesiástico y al sometimiento del poder civil a la secular autoridad de la Iglesia, se refiere, solo y exclusivamente, al edificio que impide que nuestros protagonistas puedan divisar el palacio de la bella Dulcinea. De ahí que el manco de Lepanto escribiera iglesia (edificio) y no, Iglesia (institución). ¿Ahora sí?
    Al margen de precisiones literarias, el uso por el que esta expresión ha trascendido a nuestro refranero popular es ese en el que tú estás pensando: cuando uno se encuentra con algún obstáculo insalvable (o casi) que le impide poder obtener su objetivo y que es comparable al poder que la institución eclesial poseía allá por el siglo XVII y al que nadie osaba enfrentarse.
    Cuando la realidad se interpone en nuestros sueños, ¡ qué pena !

    María Antonia G-C M-V

  9. “El que tiene padrino se bautiza”

    Acudimos hoy a una expresión muy popular, creo, y muy del lenguaje del personal de a pie.
    Todo el que de nosotros se precie de estar bautizado, ya sea en el rito católico, ortodoxo, protestante,… ha de contar con su respectivo padrino (1 ó 2) que en el argot eclesial es aquella persona que, junto a los padres del neófito (persona que se va a bautizar) garantizan ante la Iglesia el compromiso de que esa persona (ahijado) va a ser educada en la fe de la iglesia.
    Es decir, que si uno quiere bautizarse, necesita un padrino sí o sí. Y si no lo encuentra, no hay bautizo. No hay más que hablar.
    La figura eclesial del padrino ha traspasado fronteras y se ha paganizado pasando a referirse a aquella persona que por cercanía, influencia, afección o cualquier otra clase de interés le echa una mano a alguien (ahijado) para que pueda alcanzar un objetivo concreto: empleo, premio, prebenda, gratificación, reconocimiento, triunfo,… Quizás si digo “enchufe” me entendáis mejor, ¿verdad? Un buen “curriculum vitae” sin un padrino que nos acerque a la “pila” carece de valor.
    Pues no se si bien o si mal, pero hoy por hoy, “el que tiene padrino se bautiza y el que no,….” Comentario de José Luis Molina

    M. Antonia G-Coronado M-V
    Dpto de Francés

  10. hasta el 40 de mayo no te quites el sayo
    cuyando en marzo mayea en mayo maezea
    por santateresita la lluvia riega las fresitas

    Paula Vallinot Castaño 1º C

  11. En abril, aguas mil
    Hasta el cuarenta de Mayo,no te quites el sayo
    Cuando el grajo vuela bajo, hace un frio del carajo

    Alvaro Nuñez Gallardo

  12. Mal de muchos, consuelo de tontos

  13. Marzo, marcero,o tan frío como enero o tan falso como febrero

    Sara y Lucía
    Ciencias Sociales. 1ºA

  14. David Crespo:
    En Febrero,un dia al sol y otro al brasero
    Tom Curtin López:
    Febrero, rato malo y rato bueno

    Ciencias Sociales. 1ºA

  15. -Nunca llueve a gusto de todos.
    -Agua de enero cada gota da dinero
    -Al mal tiempo buena cara.

    Rocío Zambrano e Isabel Granado
    Ciencias Sociales. 1ºA

  16. Febrerillo loco mucho viento y comes poco

    Sara y Lucía
    Ciencias Sociales. 1ºA

  17. refran referido al clima
    “cuando viene la golondrina, el verano esta encima”

    María G y Clara P
    Ciencias Sociales. 1ºA

  18. Enero es caballero si no es ventolero

    David Santos y Oscar Piñero
    Ciencias Sociales. 1ºA

  19. Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo

    Alex y Oscar
    Ciencias Sociales. 1ºA

  20. aqui os dejamos otro refran referido con el clima:
    “Marzo verdoso y abril lluvioso hacen mayo florido y hermoso”

    María G y Clara G.
    Ciencias Sociales. 1ºA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: